sábado, 2 de febrero de 2013

Tarta Huerto


TARTA HUERTO
Esta tarta la hice para el cumple de mi abuelo. A sus 82 años, me pareció un buen regalo darle aquello que siempre había deseado pero que nunca había tenido, un huerto. Se había pasado media vida cavando en el campo, pero nunca en algo suyo. En cuanto vi la oportunidad de hacerlo sonreír de esta dulce manera, me lancé a la batidora, y he aquí el resultado.


Primeramente, para el bizcocho de naranja, necesitamos:

·         1 naranja de zumo.

·         70 ml de aceite de girasol.

·         250 gr de azúcar.

·         4 huevos.

·         1 sobre de levadura química.

·         170 gr de harina de repostería.

·         Molde de unos 20/25 cm de diámetro.

Precalentamos el horno a 170º (arriba y abajo), de esta manera coge más rápido la temperatura.

Lavamos bien la naranja y la cortamos en trocitos pequeños.

Luego echamos los trozos cortados de naranja en un recipiente con el aceite de girasol (70ml), los cuatro huevos y el azúcar (250gr). Con la ayuda de una batidora, lo trituramos perfectamente todo, revisando que no queden grumos, si es así, lo colaremos. De este modo, conseguiremos una masa homogénea.

Posteriormente, verteremos la crema que acabamos de hacer en otro bol, donde mezclaremos  los 170gr de harina y el sobre de levadura, todo ello tamizado, junto a la crema de naranja. Una vez hecho esto, en un molde de unos 20cm de diámetro, untamos mantequilla por todos sus lados y luego lo forraremos con papel vegetal.

Vertemos la masa realizada, y al horno a unos 180º solo abajo, pues de esta manera conseguiremos que nuestro bizcocho suba lo deseado, y lo dejamos media hora, de todos modos podemos saber cuándo estará hecho utilizando un palito, que al meterlo en la masa, si sale limpio, es que ya está hecho.

Lo dejamos enfriar media hora y desmoldamos con mucho cuidado.

Ahora que ya tenemos el bizcocho, vamos allá con el relleno, crema de naranja.

Para ello necesitamos:

·         300ml de nata para montar.

·         3 naranjas, si son muy grandes pondremos solo 2.

·         50gr de azúcar.

·         Dos cucharadas de agua.

Lavamos muy bien las naranjas y  las cortamos en trocitos muy pequeños.

En un cazo vertemos, los 50gr de azúcar, la naranja troceada y las dos cucharadas de agua. Lo dejemos cocer a fuego lento, dándole vueltas cada poco para evitar que se nos pegue. Cuando veamos que se nos ha quedado una especie de mermelada, lo ponemos en el pide la batidora y lo trituramos para evitar que queden tropezones.

Mientras tanto, vertemos en un bol, bien limpio y a ser posible que haya estado una media hora en el congelador para evitar que no nos suba, los 300ml de nata y lo batimos hasta que se quede montada.

(Si nunca hemos montado nata, debemos saber que no es algo rápido, primeramente debe esta la batidora a la máxima velocidad, luego veremos que al minuto de estar batiendo la nata empieza a burbujear, vamos por buen camino, luego desciende su tamaño, seguimos batiendo y estará hecha cuando podamos dejar una cucharilla de pie sin sujetar. Hay que tener cuidado, porque si nos pasamos batiendo, podemos hacer mantequilla, pero no os preocupéis, que no es algo complicado, simplemente hay que tener paciencia)

Posteriormente mezclamos la mermelada de naranja que hemos hecho con la nata montada, con mucho cuidado y haciendo movimientos envolventes, quiere decir de fuera para dentro sin batir la mezcla.

Cuando tengamos la mezcla, cogemos el bizcocho y con mucho cuidado lo cortamos por la mitad con un cuchillo de sierra, ponemos nuestra mezcla en medio y volvemos a tapar.

Es aconsejable que este mínimo dos horas en la nevera, para que coja cuerpo y no se nos derrita la nata.

La tarta ya la tenemos, ahora si la queremos decorar como en la foto, usaremos la pasta de azúcar, que para ello la tendremos que hacer el día anterior porque debe reposar en la nevera una noche, más o menos.

Para la pasta de azúcar o fondant necesitaremos:

·         100gr de nubes de azúcar. En mi opinión las mejores son las de la marca HARIBO, que se venden en Aldi.

·         150gr de azúcar glass.

·         Una cucharada de agua o esencia de vainilla.

·         Una pizca de mantequilla.

·         Colorante alimentario.

En un recipiente de cristal, untaremos la mantequilla, no mucha pues lo único que queremos es que no se nos pegue la masa, ponemos los 100gr de nubes (mejor las que solo son blancas porque así podemos echarle colorante y quedará un mejor resultado) y lo metemos al microondas unos 30 segundos a media potencia. Veremos que las nubes crean una masa homogénea y como aumenta de tamaño, no pasa nada, es normal. Cuando veamos que se está creando una especia de crema pastosa, la removemos bien y ya empieza la odisea.

En nuestra masa de nubes de azúcar, echaremos el azúcar glass poco a poco, cuando veamos que estamos creando una pasta blanquecina, pasaremos a trabajarla en el banco de la cocina, al cual le echaremos un poco de azúcar también para que no se nos pegue al banco. Vamos amasando hasta que pellizquemos la masa y no se nos peguen los dedos. Si vemos que sigue pegajosa, quizá es que necesite más azúcar.

Cuando esté ya hecho, la envolvemos en papel film y a la nevera unas 12 horas.

Luego ya solo nos queda al día siguiente, amasarlo un poco para que pierda el frio de la nevera, separarlo en las porciones que queramos y ponerle el colorante al gusto. Si echamos colorante en líquido, puede ser que necesitemos otra vez una pizca de azúcar glass por si vuelve a calentarse demasiado.


Ya solo nos queda decorarla, y disfrutar de ella. Buen provecho y espero que os guste. J


Esther.B