martes, 19 de febrero de 2013

Galletas danesas



¡¡Buenas!!

Hoy os traigo mi recetita de galletas.

El otro día estaba pensando que hacer de postre para el domingo, me venían a la mente pasteles y pasteles y cosas que son bastantes contundentes después de haberte zampado unas costillas, así que nunca mejor le pregunté a mi madre algún postre que guste y no llene, la mujer después de un rato me dice:

-¿te acuerdas cuando eras pequeña e íbamos a Andorra? Te encantaba comer galletas danesas.

Ummm, galletas danesas, que ricas señor!

Así que me puse a buscar como una loca entre los libros de mi madre de repostería, hasta que encontré esta maravillosa receta.

Aquí os la dejo:      J

Ingredientes:
-215g de mantequilla.
-200g de azúcar.
-1 huevo grande
-425g de harina
-3 cucharadita de extracto de vainilla
Preparación:

Ponemos en un bol la mantequilla y la batimos hasta que este cremosa y de color blanquecino. Echamos los 200gr de azúcar blanco y seguimos batiendo hasta que la mezcla quede homogénea.
Añadimos el huevo, (si vemos que es un huevo pequeñito, podéis echar ese huevo y una yema) y seguimos batiendo.

Ahora echaremos las tres cucharaditas de esencia de vainilla y poco a poco la harina, y vamos mezclando.

Cuando veamos que tenemos una masa bien mezclada, vertemos la masa sobre el banco o una tabla de madera previamente limpia y espolvoreada con harina y estiramos la masa con un rodillo.
Mi consejo es que como os saldrá bastante masa para hacerlo todo de una, antes de pasarla por el rodillo, es que la separéis bien en dos bolas o en tres y esas las amaseis y las estiréis poco a poco.
No hagáis una masa muy gorda, porque quedaran unas súper galletas, yo las hice de un centímetro o menos, así la gente se come más J
Cuando tengáis la masa estirada, la cortáis al gusto, yo utilicé unos cortadores muy cuquis que me compré, eran un corazón y una corona, pero podéis utilizar los que tengáis por casa.

Conforme vayamos cortando la pasta, la ponemos sobre la bandeja del horno con una hoja de papel vegetal, cuando tengamos todas cortadas, cogemos la bandeja y la metemos en la nevera, unas dos horas, para que la masa asiente.








Una vez pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180
º,




pasados unos 10 minutos que es más o menos lo que necesita el horno para calentar bien, metemos la bandeja con nuestras galletas. Yo lo puse en el modo arriba y abajo con ventilador y la bandeja bastante centrada, para que no se tostara demasiado.

 Cuando los bordes se estén dorando, ya tenemos las galletas, las sacamos y dejamos reposar unos 20 minutos.

Podemos decorarlas con azúcar glass espolvoreado o bien con Royal Glacé.
Aquí la receta del Royal: