lunes, 3 de junio de 2013

New York Cheesecake



Sí, sí, es lo que estáis pensando.¿ Es la cheesecake esta que está tan tan buena, y sabe un montón a queso y a fresas y más fresas? 

¡¡¡Pues siiií!!! ¡Es esa!




Y es que donde lleves esta tarta es éxito asegurado, aunque preguntad antes si hay algún intolerante a la lactosa. 

A ver, como os lo explico, tiene una textura suave aunque podemos verla consistente, y lo mejor de todo es que no empalaga ni se hace pesada. Y para colmo, cuando llegamos a la fresas y a la mermelada… ¡Guau! 

Id corriendo a por boli y papel que allá va la receta!

Para la base:

-Un paquete de galletas digestive (unas 30 galletas más o menos)
-100gr de mantequilla bien blandita (punto de pomada)

Cogemos un bol,( las cantidades de esta tarta vienen perfectas para un molde de unos 20/25 cm) vertemos las galletas y comenzamos a machacarlas. Se tiene quedar como una especie de polvillo. Mi consejo es que si tenéis robot de cocina, las metáis dentro y las trituréis, así acabareis antes.

Cuando ya tengamos bien machadas las galletas, vertemos sobre ellas la mantequilla que previamente estará derretida, y hacemos una pasta con estos dos ingredientes. 

Una vez bien mezclado, ponemos sobre el molde de nuestra elección, y con una cuchara vamos chafando hasta dejar una base de galleta no muy gorda y bien aplanada.

La metemos a la nevera mientras hacemos la crema.


Para el relleno:

-900gr de queso crema.
-200ml de crème fraîche.
-250gr de azúcar.
-3 huevos.
-un vaso de zumo de medio limón.
-4 cucharadas de harina.

Precalentamos el horno.
Ponemos en un bol el queso crema, y lo batimos hasta conseguir una crema suave y sin grumos. Luego añadimos el azúcar y la crème fraîche y seguimos batiendo para que se mezcle todo bien.
Ponemos el jugo de limón y las cucharadas de harina, e igual, batimos un poquito hasta que sea una crema homogénea.

Una vez mezclado todo bien, comenzaremos añadiendo los huevos, uno a uno, y con paciencia, ya sabéis, no se echará el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado.

Vertemos la mezcla sobre el molde y la metemos al horno.

Diez minutos a 200º y luego media hora o un poquito más a 100º.

Todo esto con el horno con ventilador arriba y abajo.

Una vez pasado el tiempo de cocción, lo sacamos del horno. Esta tarta no se tiene que quedar dorada por arriba, cuando la saquemos del horno, veréis que se queda un poco cremosa por en medio, no pasa nada.

Cuando enfríe, la metemos en la nevera y mientras tanto, vamos con la mermelada de fresa.


Para la mermelada:

-400gr de mermelada de fresa.
-zumo de medio limón.
-una hoja de gelatina.

Ponemos en un cazo la mermelada junto con el jugo de limón a fuego lento. Mientras tanto, en un tazón vertemos agua fría y añadimos la hoja de gelatina, que la cubra bien el agua, y a los cinco minutos, sacamos la gelatina, apagamos el fuego y poco a poco vamos mezclando la lámina de gelatina con la mermelada.

Una vez no encontremos grumos, la dejamos reposar unos diez minutos, y la vertemos por la tarta. Y a la nevera.

Yo para decorar, hice fresones en láminas, pero podéis ponerle lo que queráis, que esta tarta lo acepta todo ^^




Espero que os haya gustado.

Un saludo muy fuerte.

            Esther.B